“El federalismo no es solo una manera de organizar el poder, sino una forma de resolver los problemas”

0
131

Los presidentes de la asociación Federalistes d’Esquerra, Mireia Esteva, y de Federalistas del País Vasco, Alberto López Basaguren, participan en el coloquio ‘Una lectura federal de la Constitución’

Los presidentes de la asociación Federalistes d’Esquerra, Mireia Esteva, y de Federalistas del País Vasco, Alberto López Basaguren, han protagonizado este martes, moderados por el catedrático Manuel Contreras, un debate-coloquio en el que se ha abordado la actualidad de la Constitución española bajo el prisma de una lectura federal de la Carta Magna.

En el encuentro, organizado por la asociación Federalistas de Aragón -cuyo presidente, Luis Germán, ha hecho la presentación- y que ha tenido lugar en la Facultad de Economía de la Universidad de Zaragoza (en el Salón de Grados), se ha debatido sobre la Carta Magna, sobre su génesis y sobre la necesidad de reformarla 46 años después.

Frente a la “imposible cuadratura del círculo” que se plantea desde determinados ámbitos, López Basaguren ha planteado “resolver un triángulo que debería ser virtuoso”, con “tres ángulos equilibrados”: un vértice que dé una solución satisfactoria a territorios como el País Vasco o Cataluña, otro que “articule adecuadamente un idóneo gobierno del conjunto del sistema y un tercero en el que se plantee a la “España interior la oportunidad de desarrollo de los territorios” que ha constituido la Carta Magna en estos años: “No ha sido el centralismo lo que ha potenciado la España interior, sino al revés”, ha reflejado.

Mireia Esteva ha empezado valorando que “la diferencia nos da identidad, nos hace mejores y nos enriquece”, y a continuación ha recordado que “el federalismo no es solo una manera de organizar el poder, sino una cultura, una forma de resolver los problemas”.

Por su parte, Alberto López Basaguren ha arrancado su intervención señalando que aspiraba a desgranar por qué es “necesaria la reforma y cuáles deberían ser los objetivos”, aun “siendo consciente de que el clima político hace muy difícil la reforma”. El presidente de los federalistas vasco ha admitido ser “muy crítico” con “la actitud” de muchos compañeros que, ante esa dificultad de modificar la Constitución, viran su punto de vista hacia “una afectación de que la reforma no es necesaria”.

La presidenta de los federalistas catalanes ha apuntado que el modo en que se “fraguó” la Constitución “tiene mucho de federalista”: “Se hizo con gente monárquica, con gente republicana, con gente centralista y con gente que quería independizarse. Pero todos renunciaron algo. Esa renuncia consciente y expresa es muy federal”.

«Los estatutos de autonomía han sido objeto de una interpretación expansiva»

En esta línea, López Basaguren ha reconocido que ha cambiado la postura que tenía en el pasado hasta concluir, “con la perspectiva del tiempo, que la única opción sensata fue la de articular un título octavo que no dice nada”. “Pero tiene un corolario grave -ha añadido-, y es que en estos momentos se nos ha ido de las manos: tenemos una regulación esquelética, que prácticamente se limita a los artículos 149 y 155. Esto ha tenido un efecto muy negativo”.

Por un lado, “ha obligado al Tribunal Constitucional a asumir una tarea de interpretación que es excesiva en nuestro entorno jurídico continental, al contrario de lo que sucede en los países anglosajones”. A esto se suma el papel de “los estatutos de autonomía”, que han sido objeto de “una interpretación expansiva”, según el presidente de la asociación de Federalistas del País Vasco.

“Hay una absoluta falta de modelo, y con retales de ese tipo se está construyendo una realidad que no tiene lógica”, ha zanjado López Basaguren.

Mireia Esteva ha aludido por otro lado al concepto de soberanía, que desde su punto de vista “distingue a una nacionalista de alguien que no lo es”. “Me quedó muy claro con el proceso independentista, cuando el Govern se refería al mandato del pueblo catalán hablando en nombre del 48% de los catalanes”, ha manifestado, antes de apuntar que “nunca” ha entendido “eso de los derechos del territorio: tienen derecho los ciudadanos”.

Asimismo, la presienta de Federalistes d’Esquerra ha incidido en los problemas que afronta la Constitución, como la diferencia de tamaño entre unas comunidades autónomas y otras; unas “circunscripciones pequeñas, algo muy ventajoso para partidos muy nacionalistas o conservadores”; el hecho de que sigan vigentes las diputaciones, o que el hecho de que una Cámara que debe tener carácter territorial, como el Senado, aún no lo tenga.